Cuando se habla sobre la transmisión de un auto, hay que imaginarla como si esto fueran los órganos del cuerpo. La transmisión además del motor son claves para el funcionamiento de un vehículo. Son como el corazón y el cerebro de la máquina. ¡Imagínate! si uno de los dos no funciona bien lo que podría pasarle a tu cuerpo.

De la misma forma, si alguna de estas piezas comienzas a fallar el vehículo podría sufrir graves daños y no queremos que una de las herramientas de trasportación más importantes para nuestra rutina diaria se averíe.

Esto va para todos si escuchan algún ruido extraño, por favor no lo ignoren y piensen que con el próximo hoyo se acomodará lo que esté suelto. Es importante identificar las señales que da el auto, así podrás ahorrarte dolores de cabeza y gastos más onerosos por no atacar el problema a tiempo.

Olor a aceite quemado– esto puede ocurrir si la transmisión se calienta o si esta poco lubricada.
Ruidos cuando el auto está en neutro– falta de aceite o desgaste de las piezas.
Brincan los cambios– esto es una señal clásica de que hay un problema de transmisión. En este caso hay que visitar un centro de servicio a la brevedad posible.
Aceite derramado- cuando te percatas de que hay aceite de transmisión derramado en el suelo hay que tomar acción. Si se queda sin aceite pasa se puede esbielar.

Luz del Check Engine– pueden ser muchos factores, pero la más común es que la transmisión de problemas. Lo adecuado es escanear el vehículo para detectar dónde está la falla.

Vibra el auto- esto se nota cuándo se cambia la velocidad del vehículo en movimiento.
No responde- esto pasa con más frecuencia cuando se cuándo el auto se cambia de Park a Drive.
No permitas que ningún órgano de tu vehículo sufra deterioro por falta de mantenimiento.

Dale cariño a tu auto y preserva su vida. Llámanos al 787.905.7245 y saca una cita para nuestro Balance Express.