¡Vamos pa’ la playa, pa’ curarte el alma! … Tan relax como Pedro Capó,detenemos la rutina y aprovechado esta geografía tropical, el verano se convierte en el oasis del Boricua.  Desesperados porque llegue el fin de semana, para empacar todo el equipo playero y salir en el auto.  Ya sea visitar una playa cercana o una lejana, lo importante es que el carro tenga gasolina y buena música.  Es la mejor época para recargar energías y redescubrir el paraíso en que vivimos en familia.  

Sin embargo, luego del vacilón y liberación de estrés, hay que considerar cómo la exposición al salitre puede afectar el vehículo.  El salitre es un mineral que está presente en forma de sal.  Los efectos negativos de este mineral es que afecta a los coches fomentando la corrosión en pintura y/o piezas mecánicas.  El deterioro en la carrocería, causa que las características mecánicas y físicas del vehículo se debiliten, creando daño a nivel progresivo en la carrocería. Lo que puede provocar rotura irreparable en caso de una colisión.   Dejando al conductor desprotegido ante la debilidad en la estructura del auto.

Existen tres elementos que afectan la carrocería del vehículo, estos son:

  • Viento- este transporta las partículas de sal y arena que funcionan como abrasivos para los cristales del auto, las gomas y hasta los faros lumínicos. 
  • Arena- esta no solo es el viento la lleva sino también en los zapatos y hasta en los pies; afectando el interior del auto.
  • Brisa marina- el rocío que sale del movimiento en las olas viaja por el aire llevando el salitre a los vehículos, provocando el deterioro de estos.

Pero que ¡no cunda el pánico! se puede seguir disfrutando del verano y conservar el carro en buenas condiciones.  Para lograrlo es importante que:

  1. Antes de entrar al vehículo lávese los pies con agua dulce o utilice polvo talco para que sea más fácil sacar los residuos de arena. Proteja los asientos con una funda plástica para evitar que la humedad se impregne.
  • Cuando salga de la playa no limpie su auto de inmediato, esto podría rayar cristales y pintura del auto.  Échele agua con la manguera y despegue lo más posible las partículas.  Solamente cuando no queden partículas de arena es que se puede pasar un paño con jabón.  
  • Se recomienda que antes de visitar la playa lave bien el vehículo y le unte cera para que sea mas fácil lavarlo luego del pasadía.  Este proceso es clave para que su auto no sufra. 

Así que continúe con calma, proteja su vehículo y siga disfrutando en familia.

¡SOMOS FAMILIA!